Cómo aliviar la congestión nasal en bebés

 In Cuidado del bebé

Para la mayoría de los papis y las mamis, lidiar con la congestión nasal de sus bebés y con la irritabilidad que esto genera no es tarea fácil. La congestión nasal en bebés es bastante frecuente y no siempre está relacionado con alguna enfermedad, por lo que la mayoría de las veces nos tocará manejarla a nosotros solitos en casa. Por este motivo el equipo de Mima Bebés, tienda de bebés en Madrid especializada en gemelos y mellizos, hemos considerado importante enseñarte algunas técnicas con las que fácilmente se puede aliviar la congestión nasal de nuestros bebés y lograr eliminar cuanto antes esos molestos síntomas.

banner-asesoramiento

¿Cómo es el aparato respiratorio de un bebé?

Lo primero que tenemos que entender para saber cómo aliviar la congestión nasal de un bebé es que la anatomía de su sistema respiratorio es completamente diferente a la de un adulto. Hasta los 6 meses de edad el bebé únicamente respira por la nariz debido a la inmadurez de su sistema respiratorio. Esto es particularmente útil durante la lactancia ya que puede simultáneamente realizar la respiración la succión y la deglución. Sin embargo, al tener disponible una sola vía para el paso de aire, cualquier obstrucción nasal, por leve que sea, va a dificultar bastante su respiración. Además, a esto se le suma el hecho de que sus fosas nasales son mucho más pequeñas lo que genera una resistencia mayor al ingreso de aire.

¿Qué es la congestión nasal?

La congestión nasal es un trastorno respiratorio en el cual ocurre una disminución del paso de aire como consecuencia de la obstrucción nasal o de la inflamación del tejido que se encuentra en su interior. Además, puede ser ocasionada por exceso de mucosidad que con el tiempo forma un tapón.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de congestión nasal en bebés?

Diversas causas pueden producir congestión nasal en nuestro bebé y, aunque muchas de ellas no corresponden a una enfermedad en sí, siempre es importante estar atentos para evitar complicaciones. Entre las causas más frecuentes de congestión nasal se encuentran:

  • Infecciones de las vías aéreas superiores: como la gripe o el resfriado, que ocasionan una mucosidad excesiva, así como la inflamación de las fosas nasales. Esta causa es una de las más frecuentes debido a que el sistema inmunitario del bebé aún es inmaduro y no puede combatir a los virus y bacterias del ambiente.
  • Alergias: principalmente a factores presentes en el ambiente como el polvo, el polen o el pelo animal y traen como consecuencia la inflamación de los senos nasales. Toda la inflamación resulta en obstrucción de las vías respiratorias superiores y congestión nasal cada vez que el bebé está cerca del alérgeno.
  • Sobrecrecimiento de los adenoides: un tipo de tejido inmunitario encargado de evitar el paso de microorganismos al cuerpo. Usualmente los adenoides se desarrollan conforme el bebé va creciendo, sin embargo, en algunos casos su crecimiento pude ser excesivo y acabar obstruyendo las vías respiratorias y ocasionando congestión nasal.
  • Los cambios bruscos de temperatura: también pueden causar congestión nasal ya que las vías aéreas superiores del bebé no están suficientemente desarrolladas como para adaptarse a las variaciones ambientales repentinas.
  • La contaminación ambiental expone al bebé a sustancias irritantes que pueden inflamar los tejidos de las fosas nasales y causar congestión nasal.

¿Cómo se puede aliviar la congestión nasal?

En general la congestión nasal puede aliviarse si eliminamos el agente causal. Sin embargo, existen cosas que podemos hacer para lograrlo más rápido:

Colocar al bebé en posición vertical

Los cuadros de congestión nasal se empeoran cuando el bebé se encuentra acostado por lo que basta con sentarlo o cargarlo verticalmente para mejorar su respiración. Cuando se encuentra en la cuna lo mejor es mantenerlo reclinado utilizando almohadas o inclinando completamente la cuna.

Realizar baños con agua tibia

El vapor de agua caliente y los ambientes con una humedad entre 30% y 50% ayudan a eliminar las secreciones y los tapones de moco lo que ayuda a aliviar inmediatamente la congestión nasal. Podemos bañar al bebé en una tina con agua tibia en la que pueda inhalar los vapores y, una vez finalizado, se debe secar inmediatamente y evitar someterlo a cambios bruscos de temperatura que pueden ocasionar nuevamente la congestión nasal. El mismo efecto puede lograrse colocando un humidificador en el cuarto del bebé.

Aplicación de suero fisiológico

El suero fisiológico es una solución que ayuda a disolver y a expulsar las secreciones de las fosas nasales, por lo que se recomienda aplicar unas gotas en la nariz del bebé para restaurar su respiración. En cuadros de congestión más complicados se suele utilizar una jeringa para suministrar entre 1,5 y 2 ml de solución salina en cada fosa.

Utilizar un aspirador nasal

El aspirador nasal es un dispositivo con forma de pera que se utiliza como un suctor mecánico del moco. Para utilizarlo se presiona el cuerpo de la bombita y luego se introduce la abertura en la fosa nasal del bebé para extraer el exceso de mucosidad.

Realizar masajes en la frente y la nariz

masaje-bebe

Los masajes en la cara ayudan a movilizar el moco de los sitios donde se encuentra depositado. Se recomienda comenzar el masaje en forma circular y utilizando los dedos anulares desde la frente, siguiendo hacia la región inferior a los ojos y finalmente hacia las aletas de la nariz. El proceso dura entre 20 y 30 segundos y debe repetirse hasta que se note alivio en el bebé.

Productos recomendados

Humidificador Humi Fresh Chicco

humidificador-humi-fresh-chicco

Humidificador Moon Ion Aroma Jané

humidificador-moon-ion-aroma-jane

Termómetro No Contact 2091 Nuvita

termometro-no-contact-2091-nuvita

Vigilabebés Availand Follow Baby Wooden Edition

vigilabebes-availand-follow-baby-wooden-edition

Conclusiones

La congestión nasal es un trastorno bastante frecuente que puede afectar las vías respiratorias de nuestro bebé. Existen una gran cantidad de técnicas que pueden ayudarnos a solventarlo rápidamente, pero es importante antes que nada conocer el origen de la congestión nasal para que así pueda ser tratada de forma efectiva. Para ello es indispensable que consultemos al pediatra de nuestro bebé para un diagnostico preciso. Desde Mima Bebés hemos considerado importante explicaros estas formas sencillas de aliviar la congestión nasal en la casa. Esperamos que con estos consejos puedas ayudar a respirar de forma más fácil a tu bebé y calmar cuanto antes los síntomas desagradables.

Artículos recomendados

Dejar un comentario

Escribe tu consulta y pulsa enter para buscar